12. A mis sacerdotes - Divina Misericordia Alicante
16630
page-template-default,page,page-id-16630,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

la divina misericordia, no es una devoción más…!!!

No se trata de una devoción más. Así se expresó Jesucristo a Santa Faustina y pidió _en repetidas ocasiones_, que se rindiera CULTO a la Divina Misericordia. “Hija Mía, si por medio de ti exijo de los hombres el culto a Mi misericordia, tú debes ser la primera en distinguirte por la confianza en Mi misericordia… Sí, el primer domingo después de Pascua es la Fiesta de la Misericordia, pero también debe estar presente la acción y pido se rinda culto a Mi misericordia con la solemne celebración de esta Fiesta y con el culto a la imagen que ha sido pintada.” (Diario, 742)

 

Y para éste culto ¿cómo no iba a contar con sus SACERDOTES consagrados?. La evidencia de que en el Diario se cite a los SACERDOTES en 238 ocasiones, pone de manifiesto su importancia.

Citas más relevantes:

DILE A MIS SACERDOTES…

 

“El Señor me dijo: Hija Mía, no dejes de proclamar Mi misericordia para aliviar Mi Corazón, que arde del fuego de compasión por los pecadores. Diles a Mis SACERDOTES que los pecadores más empedernidos se ablandarán bajo sus palabras cuando ellos hablen de Mi misericordia insondable, de la compasión que tengo por ellos en Mi Corazón. A los SACERDOTES que proclamen y alaben Mi misericordia, les daré una fuerza prodigiosa y ungiré sus palabras y sacudiré los corazones a los cuales hablen.” (Diario, 1.521)

LA ÚLTIMA TABLA DE SALVACIÓN

 

Jesús se refiere a la última tabla de salvación, en dos revelaciones:

 

  • El 17 de febrero de 1937, clavado en la cruz, dijo: Las almas mueren a pesar de Mi amarga Pasión. Les ofrezco la última tabla de salvación, es decir, la Fiesta de Mi Misericordia. Si no adoran Mi Misericordia, morirán para siempre.
  • Las mismas ideas, pero expresadas en otra secuencia, se encuentran en la revelación del día 28 de Febrero de 1937: Deseo que Mi Misericordia sea venerada; le doy a la humanidad la ultima tabla de salvación, es decir, el refugio en Mi Misericordia. Mi corazón se regocija de esta Fiesta. (288a: “notas” al Diario)

FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA:

 

“Quien se acerque ese día a la Fuente de Vida – dijo Cristo – recibirá el perdón total de las culpas y de las penas” (Diario, 300).

 

“Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre aquellas almas que se acercan al manantial de Mi misericordia; (…) que ningún alma tenga miedo de acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata” (Diario, 699). “.…

 

No encontrará alma ninguna la justificación hasta que no se dirija con confianza a Mi misericordia y por eso el primer domingo después de Pascua ha de ser la Fiesta de la Misericordia.

 

Ese día los SACERDOTES han de hablar a las almas sobre Mi misericordia infinita…

 

Dile al confesor que la imagen esté expuesta en la iglesia y no en el convento dentro de la clausura. Por medio de esta imagen colmaré a las almas con muchas gracias… (Diario, 570)

“Terminada la confesión, contemplaba como el confesor sabia que Dios me había mandado meditar sobre Jonás, ya que yo no le había hablado de eso. Entonces oí estas palabras: El SACERDOTE, cuándo Me sustituye, no es él quien obra, sino Yo a través de él, sus deseos son Míos. Veo como Jesús defiende a sus sustitutos. Él Mismo interviene en su actuar.” (Diario, 331)

“… durante la procesión de Corpus Cristi, cuando el SACERDOTE expuso el Santísimo Sacramento y el coro empezó a cantar, los rayos de la imagen traspasaron la Santa Hostia y se difundieron sobre el mundo entero. Entonces oí estas palabras: A través de ti, como a través de esta Hostia, los rayos de la misericordia pasaran al mundo.” (Diario, 441)

… HE AQUÍ UN SUPLICIO MAYOR QUE MI MUERTE

 

“ … Oh, cuanto sufrió Jesús moralmente al someterse a la flagelación. Entonces Jesús me dijo: Mira y ve el género humano en el estado actual. En un momento vi cosas terribles: Los verdugos se alejaron de Jesús, y otros hombres se acercaron para flagelar los cuales tomaron los látigos y azotaban al Señor sin piedad. Eran SACERDOTES, religiosos y religiosas y máximos dignatarios de la Iglesia, lo que me sorprendió mucho, eran laicos de diversa edad y condición, todos descargaban su ira en el inocente Jesús. …

 

Y el Señor me dio a conocer detalladamente el peso de la maldad de aquellas almas ingratas: Ves, he aquí un suplicio mayor que Mi muerte… Entonces el Señor me dijo: Veo el dolor sincero de tu corazón que ha dado un inmenso alivio a Mi Corazón, mira y consuélate.” (Diario, 445)

“En la meditación de las diez, el SACERDOTE habló de la misericordia de Dios y de la bondad de Dios para con nosotros. Dijo que cuando examinamos la historia de la humanidad, a cada paso vemos esta gran bondad de Dios. … Todo lo que el SACERDOTE dijo en esa meditación sobre la bondad de Dios, correspondía con lo que Jesús me había dicho y se refería exactamente a la Fiesta de la Misericordia. (Diario, 458)

“Deseo atravesar el mundo entero y hablar a las almas de la gran misericordia de Dios. Oh SACERDOTES, ayúdenme en esto, usen las palabras mas convincentes sobre su misericordia, porque toda expresión es muy débil para expresar lo misericordioso que es.” (Diario, 491)

¡DOS PERLAS DE MI CORAZÓN!

 

“Confío a tu cuidado dos perlas preciosas para Mi Corazón, que son las almas de los SACERDOTES y las almas de los religiosos; por ellas rogarás de manera especial, la fuerza de ellas vendrá de tu anonadamiento. Las plegarias, los ayunos, las mortificaciones, las fatigas y todos los sufrimientos, los unirás a la oración, al ayuno, a la mortificación, a la fatiga, al sufrimiento Mío y entonces tendrán valor ante Mi Padre.” (Diario, 531)

“A Dios le desagrada mucho la desconfianza y por eso algunas almas pierden muchas gracias. La desconfianza de un alma hiere su dulcísimo Corazón que está lleno de bondad y de amor… Pero menospreciar y desconfiar de las gracias de Dios en un alma por no poder penetrarlas ni entenderlas, esto no agrada al Señor. Siento mucho por las almas que se encuentran con SACERDOTES inexpertos.” (Diario, 595)

“Una vez un SACERDOTE me pidió que rogara según su intención; prometí rogar y pedí una mortificación… a Jesús que se dignara destinarme todos los sufrimientos y todas las tribulaciones exteriores e interiores que aquel SACERDOTE iba a soportar aquel día. … empezaron a surgir distintas dificultades y contrariedades Cuando cansada entré en la capilla, un extraño dolor estrechó mi alma y empecé a llorar silenciosamente; entonces oí en el alma esta voz: Hija Mía, ¿Por qué lloras? Si tu misma te has ofrecido a este sufrimiento; debes saber que lo que tú has recibido por aquella alma es una parte muy pequeña. El sufre todavía más. Y le pregunté al Señor: ¿Por qué Te comportas con él de este modo? El Señor me contestó que por la triple corona que le era destinada: la de la virginidad, del sacerdocio y del martirio.” (Diario, 596)

LOS SACERDOTES RECOMENDARÁN REZAR “LA CORONILLA”

 

“En una ocasión,… oí en el alma estas palabras: Reza incesantemente esta coronilla que te he enseñado. Quienquiera que la rece recibirá gran misericordia a la hora de la muerte. Los SACERDOTES se la recomendarán a los pecadores como la ultima tabla de salvación. Hasta el pecador más empedernido, si reza esta coronilla una sola vez, recibirá la gracia de Mi misericordia infinita. Deseo que el mundo entero conozca Mi misericordia; deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en Mi misericordia.” (Diario, 687)

“El tener al director espiritual es una gracia grande, es una grandísima gracia de Dios. Siento que ahora no sabría avanzar sola en mi vida espiritual; es grande el poder del SACERDOTE; no dejo de agradecer a Dios por darme al director espiritual.” (Diario, 721)

“17-XII-1936. Ofrecí el día de hoy por los SACERDOTES; hoy he sufrido más que cualquier otro día, interior y exteriormente. No sabia que era posible sufrir tanto en un solo día.” (Diario, 823)

“10-II-1937. Hoy es Miércoles de Ceniza. Durante la Santa Misa, por un breve momento he experimentado la Pasión de Jesús en mi cuerpo. La Cuaresma es el periodo particular para el trabajo de los SACERDOTES, es necesario ayudarles en la salvación de las almas.” (Diario, 931)

“Pequeñas prácticas para la Cuaresma. No puedo ejercitarme en grandes mortificaciones, como antes, a pesar de mi ardiente anhelo y deseo, ya que estoy bajo un estricto control del medico, pero puedo ejercitarme en cosas más pequeñas: … La intención: para impetrar la Divina Misericordia por los pobres pecadores y a los SACERDOTES el poder de suscitar el arrepentimiento de los corazones pecadores.” (Diario, 934)

“… Una cosa extraña es que sean tan pocos los SACERDOTES que saben infundir al alma fortaleza, y ánimo, y valor de modo que el alma, sin cansarse, avanza siempre. Bajo una dirección de esta clase, el alma, aunque disponiendo de poca fuerza, puede hacer mucho para la gloria de Dios. … el director espiritual no menosprecia las cosas pequeñas que el alma le expone. … Y al contrario: si el alma se da cuenta de que el confesor menosprecia esas pequeñas cosas, también ella comienza a despreciarlas,… y así, en vez de avanzar, retrocede poco a poco. … ¿de quién es la culpa? ¿De ella o del confesor, es decir, del director espiritual? … Me parece que toda la culpa debe ser imputada al director espiritual imprudente; y al alma hay que atribuirle solamente este error de haber elegido al director espiritual por sí sola.” (Diario, 937)

“Más de un alma que tiende sinceramente a la santidad no logra salir por sí sola cuando llegan los momentos de la prueba y abandona el camino de la perfección. Oh Jesús, danos SACERDOTES celosos y santos.” (Diario, 940)

DIGNIDAD Y RESPONSABILIDAD DEL SACERDOTE

 

“¡Oh, cuán grande es la dignidad del SACERDOTE! Pero también, ¡oh, gran responsabilidad la del SACERDOTE! Oh SACERDOTE, te ha sido dado mucho, pero de ti se exigirá también mucho…” (Diario, 941)

“15-II-1937… Sufro tanto cuanto mi débil naturaleza logra soportar… para impetrar la fortaleza para los SACERDOTES. Oh, qué gran veneración tengo por los SACERDOTES y le pido a Jesús, Sumo SACERDOTE, muchas gracias para ellos.” (Diario, 953)

“Hoy vi al Señor con una gran belleza y me dijo: Oh Mi querida hostia, ruega por los SACERDOTES, especialmente en este tiempo de cosecha. Mi Corazón ha encontrado en ti su complacencia y por ti bendigo la tierra.” (Diario, 980)

“Y de pronto vi al Señor Jesús vivo en nuestro altar tal y como está pintado en la imagen. Sin embargo, sentía que las hermanas y toda la gente no veían a Jesús así como lo veía yo. Jesús miró con gran bondad y alegría al Santo Padre, y a ciertos SACERDOTES.” (Diario, 1.047)

ORACION DE SANTA FAUSTINA El Miércoles Santo, 24 de Marzo de 1937, Santa Faustina, elevó la siguiente plegaria a Jesús:

 

“Oh Jesús mio, Te ruego por toda la Iglesia: concédele amor y luz de Tu Espíritu, da poder a las palabras de los SACERDOTES para que los corazones endurecidos se ablanden y vuelvan a Ti, Señor. Señor, danos SACERDOTES santos; Tu Mismo consérvalos en la santidad. Oh Divino y Sumo SACERDOTE, que el poder de Tu misericordia los acompañe en todas partes y los proteja de las trampas y asechanzas del demonio, que están siendo tendidas incesantemente para atrapar las almas de los SACERDOTES. Que el poder de Tu misericordia, oh Señor, destruya y haga fracasar lo que pueda empañar la santidad de los SACERDOTES ya que Tú lo puedes todo.” (Diario, 1.052)

El Señor Jesús defiende mucho a Sus sustitutos en la tierra. Está muy unido a ellos y me ordena anteponer la opinión de ellos a la Suya. Conocí la gran familiaridad que hay entre ellos, entre Jesús y el SACERDOTE. Lo que dice el SACERDOTE, Jesús lo defiende y muchas veces se conforma a sus deseos, y a veces hace depender de la opinión del SACERDOTE, sus propias relaciones con un alma. (Diario, 1240)

“Como ahora no puedo dormir bien de noche, ya que no me lo permiten los dolores, visito todas las iglesias y las capillas y adoro, aunque sea por poco tiempo, al Santísimo Sacramento. Cuando vuelvo a mi capilla, entonces rezo por ciertos SACERDOTES que proclaman y divulgan la misericordia de Dios.” (Diario, 1.501)

“Entre una gran claridad vi a la Santísima Virgen con una túnica blanca, ceñida de un cinturón de oro y unas pequeñas estrellas, también de oro, en todo el vestido y las mangas a triangulo guarnecidas de oro … En el brazo izquierdo tenia al Niño Jesús… Luego me miró con ternura y dijo: Soy la Madre de los SACERDOTES. Después puso a Jesús en el suelo, levantó la mano derecha hacia el cielo, y dijo: Oh Dios, bendice a Polonia, bendice a los SACERDOTES. Y otra vez se dirigió a mí: Cuenta a los SACERDOTES lo que has visto (Diario, 1.585)

“… Cuando te acercas a la confesión debes saber que Yo Mismo te espero en el confesionario, sólo que estoy oculto en el SACERDOTE, pero Yo Mismo actúo en tu alma. Aquí la miseria del alma se encuentra con Dios de la misericordia. Di a las almas que de esta Fuente de la Misericordia las almas sacan gracias exclusivamente con el recipiente de confianza… Los torrentes de Mi gracia inundan las almas humildes. Los soberbios permanecen siempre en pobreza y miseria, porque Mi gracia se aleja de ellos dirigiéndose hacia los humildes. (Diario. 1.602)

QUEJA JESÚS

 

“Al final del Vía Crucis que yo estaba haciendo, el Señor Jesús empezó a quejarse de las almas de los religiosos y de los SACERDOTES, de la falta de amor en las almas elegidas. Permitiré destruir los conventos y las iglesias. Contesté: Jesús, pero son tan numerosas las almas que Te alaban en los conventos. El Señor contestó: Esta alabanza hiere Mi Corazón, porque el amor ha sido expulsado de los conventos. Almas sin amor y sin devoción… almas soberbias y arrogantes… almas tibias que apenas tienen el calor suficiente para mantenerse vivas. Mi Corazón no puede soportarlo. Todas las gracias que derramo sobre ellas cada día, se resbalan como sobre una roca. No puedo soportarlas, porque no son ni buenas ni malas… Y si no se convierten y no se inflaman de su amor inicial, las entregaré al exterminio de este mundo…” (Diario, 1.702)

Hoy, el Señor volvió a instruirme cómo debo acercarme al sacramento de la penitencia: Hija Mía, como te preparas en Mi presencia, así te confiesas ante Mí; el SACERDOTE es para Mí sólo una pantalla. No analices nunca de qué clase de SACERDOTE. Me estoy valiendo y abre el alma al confesarte como lo harías Conmigo, y Yo llenaré tu alma con Mi luz. (Diario 1.725)

Hoy, el Señor me dijo: Cuánto deseo la salvación de las almas… Los más grandes pecadores llegarían a una gran santidad si confiaran en Mi misericordia… Mi deleite es obrar en el alma humana, llenarla de Mi misericordia y justificarla. Escribe, secretaria mía, que el director de las almas lo soy Yo Mismo directamente, mientras indirectamente las guío por medio de los SACERDOTES y conduzco a cada una a la santidad por el camino que conozco solamente Yo. (Diario, 1.784)