2. La Imagen - Divina Misericordia Alicante
15551
page-template-default,page,page-id-15551,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

REFERENCIAS AL DIARIO DE SANTA FAUSTINA

 

¡¡¡ PINTA UNA IMAGEN !!!

El esbozo de la imagen de la Divina Misericordia, le fue revelado a Sor Faustina por Jesucristo, en la visión del 22 de febrero de 1931 en su celda del convento de Plock:

 

“Al anochecer, estando en mi celda, vi al Señor Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho. De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido. En silencio, atentamente miraba al Señor, mi alma estaba llena del temor, pero también de una gran alegría. Después de un momento, Jesús me dijo: Pinta una imagen según el modelo que vez, y firma: Jesús, en Ti confío. Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y [luego] en el mundo entero.” (Diario, 47)

 

“Prometo que el alma que venera esta imagen no perecerá. También prometo, ya aquí en la tierra, la victoria sobre los enemigos y, sobre todo, a la hora de la muerte. Yo Mismo la defenderé como Mi gloria.” (Diario, 48)

 

“… Quiero que esta imagen que pintarás con el pincel, sea bendecida con solemnidad
el primer domingo después de la Pascua de Resurrección; ese domingo debe ser
la Fiesta de la Misericordia. (Diario, 49).

 

“Una vez, cuando estaba en [el taller] de aquel pintor que pintaba esa imagen, vi que no era tan bella como es Jesús. Me afligí mucho por eso, sin embargo lo oculté profundamente en mi corazón. Cuando salimos del taller del pintor, la Madre Superiora se quedó en la ciudad para solucionar diferentes asuntos, yo volví sola a casa. En seguida fui a la capilla y lloré muchísimo. ¿Quién te pintará tan bello como Tú eres? Como respuesta oí estas palabras: No en la belleza del color, ni en la del pincel, está la grandeza de esta imagen, sino en Mi gracia.” (Diario, 313)

 

“Una vez Jesús me dijo: Mi mirada en esta imagen es igual a la mirada en la cruz.” (Diario, 326). El confesor me preguntó cómo debía ser colocada la inscripción, ya que todo eso no cabía en la imagen. Contesté que rezaría y que daría la respuesta … Jesús me recordó … que estas tres palabras debían ser puestas en evidencia. Las palabras son éstas: Jesús, en Ti confío.  Ofrezco a los hombres un recipiente con el que han de venir a la Fuente de la Misericordia para recoger gracias. Ese recipiente es esta imagen con la firma: Jesús, en Ti confío.” (Diario, 327)

 

“El primer domingo después de la Pascua de Resurrección (28-04-1935), es decir, Fiesta de la Misericordia del Señor, … el sacerdote tomó el Santísimo Sacramento para impartir la bendición, súbitamente vi al Señor Jesús con el mismo aspecto que tiene en esta imagen. El Señor impartió la bendición y los rayos se extendieron sobre todo el mundo. De repente vi … en ese instante a Jesús,  con el mismo aspecto que tiene en la imagen, … Oí la voz: Esta Fiesta ha salido de las entrañas de Mi misericordia y está confirmada en el abismo de Mis gracias. Toda alma que cree y tiene  confianza en Mi misericordia, la obtendrá. Me alegré enormemente de la bondad y de la grandeza de mi Dios (Diario, 420).

 

“Cuando nuestro confesor estaba ausente, yo me confesaba con el arzobispo… De repente, después de la Santa Comunión vi al Señor Jesús en la misma capilla en la que me había confesado, con el mismo aspecto con el que está pintado en esta imagen…Cuando entramos otra vez en la capilla, oí en el alma estas palabras: Dile lo que has visto en esta capilla. En aquel momento, entró el arzobispo …” (Diario, 473)

 

“Durante la Santa Misa rogué con fervor que Jesús sea el Rey de todos los corazones, que la gracia de Dios resplandezca en cada alma. Entonces vi a Jesús, tal y como está pintado en esta imagen, diciéndome estas palabras: Hija Mía, Me rindes la mayor gloria cumpliendo fielmente Mis deseos” (Diario, 500).

 

«Dile al confesor que la imagen esté expuesta en la iglesia y no en el convento dentro de la clausura. Por medio de esta imagen colmaré a las almas con muchas gracias, por eso, que cada alma tenga acceso a ella.” (Diario, 570)

“Mi mirada en esta imagen es igual a la mirada desde la cruz” (Diario, 326).
Obsérvese su semejanza con el lienzo o Sábana Santa de Turín.

“Te doy tres formas de ejercer misericordia al prójimo … debe estar presente la acción y pido se rinda culto a Mi misericordia con la solemne celebración de esta Fiesta y con el culto a la imagen que ha sido pintada. A traves de esta imagen concederé muchas gracias a las almas; ella ha de recordar a los hombres las exigencias de Mi misericordia, porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil.” (Diario, 742)

“28-XII-1936. Hoy he iniciado la novena a la Divina Misericordia. Es decir, en espíritu me traslado delante de la imagen y rezo la coronilla que me enseñó el Señor. El segundo día de la novena vi esta imagen como si estuviera viva, rodeada de innumerables agradecimientos y veía una gran multitud de personas que acudían y vi que muchas de ellas eran felices (Diario, 851).

“Y de pronto vi al Señor Jesús vivo en nuestro altar tal y como está pintado en la imagen. Sin  embargo, sentía que las hermanas y toda la gente no veían a Jesús así como lo veía yo…” (Diario, 1047)

 

“Mientras lo hojeaba, Jesús me hizo saber interiormente que: Ya muchas almas han sido atraídas a Mi amor por esta imagen. Mi misericordia actúa en las almas mediante esta obra. Supe que muchas almas han experimentado la gracia de Dios. (Diario, 1.379)

 

“Cuando entré por un momento en la capilla, el Señor me dijo: Hija Mía, ayúdame a salvar a un pecador agonizante; reza por él esta coronilla que te he enseñado. Al empezar a rezar la coronilla, vi a aquel moribundo entre terribles tormentos y luchas… Mientras rezaba la coronilla, vi a Jesús tal y como está pintado en la imagen (Diario, 1.565).

 

“Hoy he visto la gloria de Dios que fluye de esta imagen. Muchas almas reciben gracias aunque no lo digan abiertamente. Aunque su suerte varia, Dios recibe gloria a través de ella y los esfuerzos de Satanás y de la gente mala se estrellan y vuelven a la nada. A pesar de la maldad de Satanás, la Divina Misericordia triunfará en el mundo entero y recibirá el culto de todas las almas (Diario, 1.789).

ANTECEDENTES HISTORICOS

 

El 22 de febrero de 1931, durante su estancia en Plock, Sor Faustina recibió la orden de Jesús de pintar su imagen según el modelo que le fue mostrado. Intentó cumplir esta orden, pero sin  conocer las técnicas pictóricas, no pudo realizar la obra. Sin embargo no renunció a la idea de pintar la imagen. Volvió a ella buscando la ayuda de las hermanas y de los confesores. En 1933, cuando Sor Faustina llegó a Vilna, su confesor, el Padre Sopocko propuso al pintor Eugenio  Kazimirowski pintar la imagen según las indicaciones de Sor Faustina… La imagen fue terminada en junio de 1934 y colocada en el pasillo del convento de las Hermanas Bernardas junto a la iglesia de San Miguel en Vilna, donde el Padre Sopocko era rector.

En 1935, la imagen de la Divina Misericordia fue trasladada a Ostra Brama, y ubicada en lo alto de un ventanal, para que se viera desde lejos, y estuvo allí desde el 16 hasta el 28 de abril de 1935. El 4 de abril de 1937, con la autorización del metropolitano de Vilna, arzobispo Mons. Romualdo  Jalbrzykowski, la imagen fue bendecida y colocada en la iglesia de San Miguel de Vilna. En 1941 por iniciativa del mismo arzobispo fue convocada una comisión de expertos para evaluar la imagen. La comisión declaró que la imagen de la Divina Misericordia pintada por Eugenio Kazimirowski representaba importantes valores religiosos y artísticos.

 

En 1942, cuatro años después de fallecer Sor Faustina (el 5 de Octubre de 1938), por  encargo de la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia, el artista Estanislao Batowski pintó en Lvov otra imagen de la Divina Misericordia que fue colocada en la capilla de la Congregación en Varsovia, en la calle Zytnia 3/9. Durante la insurrección de Varsovia la capilla y con ella la imagen fueron consumidas por el fuego. Como la imagen pintada por Batowski gustó mucho, la Superiora General de la Congregación encomendó al artista pintar una segunda imagen para la capilla de Cracovia.

 

Mientras tanto a la casa cracoviana de la Congregación se dirigió el pintor Adolfo Hyla con la propuesta de pintar un cuadro como voto por haberse salvado en la guerra. La Superiora, Madre Irene Krzyzanowska y el Padre José Andrasz (director espiritual del alma de Sor Faustina de Cracovia) le dieron una estampa de la Divina Misericordia (reproducción de la copia de la imagen de Kazimirowski) así como una descripción de la visión de Sor Faustina. El trabajo iniciado en noviembre de 1942 fue terminado en marzo de 1943 (cinco años después de fallecer Sor Faustina). El 7 de marzo de 1943, esta primera imagen de Jesús Misericordioso, realizado por A. Hyla, fue bendecida con solemnidad en la capilla por el Padre J. Andrasz.

 

El 6 de octubre de 1943 llegó también el segundo cuadro de Batowski. Surgió, entonces, un problema: ¿cuál de las dos imágenes había de quedar en la capilla? El asunto fue solucionado por el cardenal Adan Sapieha durante su inesperada visita. Al ver las dos imágenes dijo: «Dado que el señor Hyla ha pintado el cuadro como voto, que quede en la capilla de las hermanas. 

 

Resultó, sin embargo, que ésta primera la imagen realizada por A. Hyla no cabía en el altar, donde se la colocaba para celebrar oficios a la Divina Misericordia. Entonces la Superiora de la casa, Madre Irene Krzyzanowska pidió a este mismo artista otra imagen de Jesús Misericordioso, de tamaño y forma adecuados al nicho del altar lateral. El primer domingo después de Pascua, 16 de abril de 1944, celebrado por primera vez en esta capilla de la Divina Misericordia, el Padre J. Andrasz bendijo la nueva imagen del pincel de A. Hyla (segunda imagen realizada por él) que presentaba a Jesús Misericordioso con una pradera y un matorral al fondo. En 1954 A. Hyla repintó el lienzo eliminando la pradera y el matorral, haciendo el fondo oscuro y pintando el suelo bajo los pies.

 

Por encontrarse la primera imagen, pintada en presencia de Sor Faustina, oculto en la Unión Soviética, a fin de no ser destruido por el comunismo, éste segundo cuadro se divulgó por todo el mundo, siendo el más popular y conocido. Sin embargo, la característica diferencial más importante, entre una y otra imagen estriba en su mirada. El cuadro pintado en presencia de Sor Faustina se identifica plenamente con lo puesto de manifiesto por Jesús a Santa Faustina en su Diario: “Mi mirada en esta imagen es igual a la mirada en la cruz.” (Diario, 326)”; con su  identificación con el lienzo o Sábana Santa de Turín; y con el mensaje de la Divina Misericordia: el rezo del Vía Crucis; el rezo de las Coronillas; la hora de Su muerte: las tres de la tarde …, es decir: PASION. Mientras que el cuadro pintado cinco años después de fallecer Sor Faustina, denota todo lo contrario: glorificación. Aunque también es cierto que la Cuaresma y la pasión, nos conduce y nos lleva a la Resurrección y éste segundo cuadro, pintado después de fallecer Sor Faustina, ha cumplido con un importante objetivo, como bien dijo el Papa Juan Pablo II:

JUAN PABLO II

En el año 1993, durante su visita al Convento donde se encuentra la imagen pintada en presencia de Sor Faustina, en Vilna (Lituania), San Juan Pablo II, dijo: “Quizás la divulgación en Polonia del otro cuadro, fue una providencial distracción de la atención a la milagrosa Imagen Santa”

El Padre Sopocko, confesor de Santa Faustina manifestó:

 

  1. “Finalmente, dirigido más por la curiosidad por saber cómo iba a quedar la imagen, que por la fe en la veracidad de las revelaciones de sor Faustina, decidí realizar la tarea y pintar el cuadro.»
  2. «Hablé con un artista pintor que vivía conmigo en la misma casa, Eugenio Kazimirowski, quien aceptó pintar el cuadro a cambio de una suma de dinero, y con la Hermana Superiora, la cual permitió a sor Faustina ir dos veces a la semana a donde el pintor para darle las indicaciones y decir cómo tiene que ser el cuadro.»
  3. Tardaron varios meses trabajando en la imagen, pero por fin, en junio o julio de 1934 el cuadro estaba terminado. Sor Faustina se quejaba de que el cuadro no era tan bello como la imagen que ella veía, pero Jesucristo la tranquilizó diciendo que estaba bien y añadió: “Ofrezco a los hombres un recipiente con el que han de venir a la Fuente de la Misericordia para recoger gracias. Ese  recipiente es esta imagen con la inscripción: Jesús, en Ti confío”. D.327
  4. De momento sor Faustina no sabía explicarse a sí misma el significado de los rayos de la imagen. Sin embargo, unos días más tarde dijo que Jesucristo se lo explicó mientras ella rezaba: “Los rayos en la imagen significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo  simboliza la Sangre que es la vida de las almas. Ambos rayos brotaron de Mi Corazón que fue abierto en la Cruz por la lanza. Estos rayos protegen el alma de la furia del Padre Celeste… Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos, porque no le alcanzará la justa mano de Dios…”

Cuadro pintado en la presencia de Santa Faustina por
E. Kazimirowski, Vilna (Lituania) 1934.

Cuadro pintado cinco años después de la muerte de Santa Faustina, por A. Hyla. Cracovia (Polonia). 1944